Excmo. Ayuntamiento

Santa Ana la Real

Slider

Estrella Polar

Desde la antigüedad el interés por el conocimiento del cielo y la posición de las estrellas tuvo motivos esencialmente prácticos, fue clave para la agricultura, los viajes y los ritos religiosos. Fue clave en la orientación de navegantes y mercaderes al realizar travesías durante la noche, ya fuese por mar o por el desierto. Imaginaron siluetas al agrupar las estrellas para hacer más fácil y seguro recordar las rutas a seguir.

Estas figuras, las constelaciones, son agrupaciones aparentes de estrellas que aunque parecen estar en el mismo plano, en realidad se encuentran a gran distancia unas de otras. Son 88 las constelaciones adoptadas por la UAI, muchas de ellas provienen de la imaginación de los astrónomos griegos y recuerdan a animales o seres mitológicos, entre otras figuras.

¿Cómo orientarnos por la noche?

Polaris es la estrella más cercana al eje de rotación de la tierra en su prolongación Sur-Norte. Es por ello que nos indica el norte verdadero y de ahí su gran importancia para la orientación. Durante la noche todas las estrellas parecen girar alrededor de esta estrella que permanece inmóvil para el observador.

Polaris pertenece a la constelación de la Osa Menor, siendo la estrella más brillante de estas siete y ubicándose a la cola de ellas. Es visible únicamente desde el hemisferio norte. Para orientarse en el hemisferio sur debemos encontrar la Cruz del Sur, la cual indica el sur verdadero.

Para localizar el norte debemos de encontrar la constelación de la Osa Mayor, presente en todas las civilizaciones del hemisferio norte y visible durante todo el año. Es conocida también como “El Carro” o “El Cazo”. Merak, Dubhe, Phad, Megred, Alioth, Mizar y Alkaid son las siete estrellas que forman la Osa mayor.